Midiendo el tiempo en canciones...

Ya estoy apuntando en una lista los discos que me van llamando la atención. No me vaya a pillar luego la amnesia a final de año. Puedes llamarme previsora, sí, pero luego lo paso mal a la hora de hacer las dichosas listas con lo mejor del año cuando tengo esa sensación de que me olvido de algún gran álbum. Tampoco es que haya estado apuntando todo lo musical que he hecho en los últimos 30 días, simplemente he medido el tiempo en canciones... por decirlo poéticamente.


¿Qué tengo en el mes de enero? 



Dos grandes destacados: The New Raemon y Pasajero. Geniales cada uno a su manera. El de Raemon exquisito y el de Pasajero lleno de esa fuerza que te remueve por dentro.

Nunca he seguido especialmente de cerca la carrera de The New Raemon, aunque sí he visto a Madee en directo, pero cada vez que saca un disco me parece todo poesía costumbrista. Nunca voy con expectativas, pero siempre me quedo enganchada a sus discos. Vamos, que si bebiera vino me tomaría una copa escuchando Oh Rompehielos para saborearlo como es debido.

Por Pasajero sí siento especial debilidad. Organicé un concierto con ellos y se da la paradoja de que nunca los he visto en directo. Sólo con lo que me transmiten en el disco, me imagino lo que tiene que ser un concierto y me tiembla todo. Todo lo que cantan lo hacen con esa desesperación perfecta y letras que te gustaría tatuarte. Esperaba con ganas este disco.



¿Y qué he descubierto? 



Me pueden los nuevos talentos, artistas emergentes o como los quieras llamar. Me gusta escuchar algo que aún han oído pocas personas, investigar sobre ello y compartirlo con los demás. En este terreno he hecho tanto descubrimientos nacionales como internacionales, alguno ya apuntado para lo mejor del año...

Estoy hablando de IX, un joven de Amsterdam que viene con una mezcla de Vampire Weekend y MGMT bajo el brazo titulada Out on love. Sólo tiene tres singles, pero Marnix Dorrestein, que además de cantar es compositor, productor, guitarrista, letrista, arreglista, baterista y pianista, tiene algo especial que te atrapa desde las primeras notas. También sabe jugar con su imagen y convertir sus actuaciones en shows, como bien demuestra el video del tema del que te hablo, Out on love. Pero no te quedes sólo ahí: viaja hacia atrás por su bandcamp y párate a escuchar Missing Together. Me encanta. [Reseña completa]


¿Primeros conciertos del año? 



He tenido que esperar hasta febrero para que lleguen pero me he resarcido con un doblete: primero Full y Oudry y, a la noche siguiente, I am dive y White Deer. Fenómeno fan de sold out frente a melodías oníricas para oídos exquisitos.

Al primer concierto fui especialmente por Oudry, son amigos y ésta era su primera visita a mi ciudad. Sonaron genial y, aunque el público esperaba a Full impacientes, tuvieron sus momentos de ganarse al público, que les acabó pidiendo un bis. Sobre Full sólo puedo decir que admiro el hueco que se han sabido hacer en la escena a pesar de no tener algo que llame especialmente la atención y un aplauso también para su fiel público. Suenan muy bien, a veces incluso a tiempos pasados, tienen buenas letras y su cantante es vocalmente muy correcto, quizás mucho para mi gusto.

I am dive también son buenos conocidos y nunca me los pierdo cuando pasan por aquí, así que al día siguiente repetí lugar y hora para ver la presentación de su disco, Wolves. Me encantan, me hipnotizan y parecen cantarle al frío como nadie, o eso es lo que me traen sus canciones cuando les escucho. La sorpresa me la dieron White Deer, banda que se encargó de abrir la noche. Miembros de Autumn Comets y Atención Tsunami se encuentran en sus filas y la voz cantante la pone Annie Ruiz. Oníricos como I am dive, pero más bailables y con voz más dulce, por razones obvias, me gustaron mucho. [Crónica del concierto]


En fin... Ya he puesto en marcha el reloj de febrero para seguir midiendo el tiempo en música...




Publicar un comentario

¿Me dejas tu opinión? Gracias

Copyright © Silvia Tinoco. Designed by OddThemes & VineThemes