Velvet Factory o cómo creer en las ideas en tiempos difíciles

Hola! ¿Recordáis que yo solía pasar por aquí para escribir sobre música de vez en cuando? Pues sigo haciéndolo, aunque no lo parezca, sólo que ahora tengo que repartir mi tiempo de forma distinta. La principal razón de este cambio en la que hasta ahora era mi rutina se llama Velvet Factory.




Velvet Factory es una asociación cultural sin ánimo de lucro formada por un grupo de amigos con especial interés por la música y que quieren echar una mano en estos tiempos tan difíciles para la cultura en general. Promocionar artistas, organizar conciertos y exposiciones y, sobre todo, crear sentimiento de comunidad entre sus socios son algunas de sus principales actividades. Y yo soy una de esos amigos fundadores. Y lo más importante: ¡No sabéis el papeleo que tiene todo esto!

En febrero comenzamos a poner esta idea sobre el papel y ha sido ahora, tres meses después, cuando hemos recibido la notificación desde el Ministerio de nuestra inscripción en el registro de asociaciones. Afortunadamente, nuestras ganas de desarrollar diferentes proyectos y, sobre todo, de poner en marcha todo lo que tenemos en mente, siguen intactas. A pesar de la burocracia. Tenemos un logo –humildemente diseñado por una servidora–, una web, perfiles en diferentes redes sociales (Twitter y Facebook) y un par de cabezas locas por ver crecer todo lo que imaginaron.

Actualmente trabajamos en la búsqueda de colaboradores de la industria musical y también estamos presentando a nuestros primeros socios de honor, esos que renuevan nuestras ganas de seguir en esto. El siguiente paso será explicar cómo puede hacerse socio un artista y de ahí a organizar nuestras primeras actividades, con una presentación en sociedad como se merece. Sí, todo esto puede parecer una locura ¿pero no os han dicho nunca que en la locura a veces encuentras las mejores ideas?

Pues bienvenidos a Velvet Factory. Estáis en vuestra casa ^^


No hay comentarios:

¿Me dejas tu opinión? Gracias

Con la tecnología de Blogger.