La librería de mis sueños

La librería encantada de Christopher Morley


Sí, la librería de mis sueños está en un libro. Se trata de la librería de Roger y Helen Mifflin, una pareja de Brooklyn dueña de un lugar llamado La librería encantada. Y es que allí no se dejan llevar por las modas y los bestsellers: su filosofía es la de recetar al cliente el libro que necesita aunque él aún no lo sepa y, siempre, de segunda mano.

"La malnutrición del órgano lector es una enfermedad seria. Permítanos prescribirle un remedio"

Hasta este pacífico escenario, donde lo más emocionante son las reuniones del Club de la mazorca –una especie de club de lectura–, se acerca un joven publicista que quiere convencer al señor Mifflin de los beneficios de anunciarse. El problema es que Roger sólo cree en la publicidad que no le cuesta nada. Pero el joven Aubrey no se rinde fácilmente y menos aún cuando el librero acoge en su librería a una atractiva jovencita. A Titania Chapman la envía su padre para que tenga un trabajo y aprenda a ganarse la vida. Y mientras la chica se enamora de los libros, el publicista se enamora de ella.

La trama se complica cuando un libro desaparece y aparece misteriosamente de las estanterías de la librería. Motivado por la curiosidad, pero sobre todo por sus ansías enamoradas de proteger a la señorita Chapman, Aubrey se propone desentramar dicho misterio. Así se desarrolla una curiosa trama de espías, salpicada por el amor del señor Mifflin hacia los libros y sus agudas reflexiones. Algunas de esas reflexiones me parecen muy actuales, teniendo en cuenta que el autor nació a finales del siglo XIX.

Por ejemplo, ¿es lo mismo cultura y entretenimiento?:

"Cualquier parroquiano preferiría pagar mucho más por diversión que por un poco de cultura. Pensad en cómo un hombre puede soltar cinco pavos por un par de entradas para el teatro o gastarse dos dólares semanales en cigarrillos. Pero dos o cinco dólares a cambio de un libro le parecen un auténtico atraco. El error que habéis cometido en la venta al por menor es intentar convencer a vuestros clientes de que los libros son artículos de primera necesidad. Hacedles creer que son bienes de lujo. ¡Eso les seducirá! La gente debe trabajar tan duro en esta vida que las necesidades le producen vergüenza. Un hombre preferirá mil veces usar un traje hasta dejarlo reducido a harapos que fumar un cigarrillo manoseado"


Como éste, el libro tiene otros muchos pasajes que me han gustado, además de mencionar una cantidad de títulos que me apetece investigar sólo por la pasión con la que su protagonista los describe.

La librería encantada es ya el segundo libro que leo de Christopher Morley. El primero fue La librería ambulante, protagonizado por Helen, una ama de casa de campo que, cansada de su vida rural, decide comprarle al señor Mifflin el parnaso ambulante con el que un día se presenta en su puerta. Cómo acabaron estos dos convertidos en un feliz matrimonio asentado en Brooklyn es algo que tendrás que descubrir leyendo el libro... Ambos ;)




No hay comentarios:

¿Me dejas tu opinión? Gracias

Con la tecnología de Blogger.