Bullet Journal: Así han sido mis primeros meses

mis primeros meses


Lo confieso: estoy enganchada al Bullet Journal. Me ha salvado la vida, el trabajo, siempre lo puedo ir mejorando y... ¡No puedo dejar de ver vídeos para aprender de los bullet journals de los demás!

Empecé con este sistema en febrero y en junio acabé mi primer cuaderno, así que ahora quiero enseñar cómo me han ido estos primeros cinco meses y cómo ha evolucionado también mi forma de usarlo, pues lo he ido adaptando a mis necesidades con el paso del tiempo.

El Bullet Journal es un sistema ideado por Ry Carroll que eleva el concepto de agenda al siguiente nivel. Con un boli y una libreta puedes hacer tu propia agenda y adaptarla a lo que necesites. Si todavía no sabes de qué hablo, te invito a ver mi primer artículo sobre el tema aquí.

Cuando empiezas, lo más fácil es seguir la estructura básica planteada por su creador y, cuando ya te has hecho a ella, empezar a evaluar qué necesitas tú y cómo adaptarla a ti. Así lo he hecho yo y así ha cambiado mi bullet journal tras mis primeros cinco meses usándolo.


Mis adaptaciones


Símbolos:
Desde el principio he utilizado mis propios símbolos para interpretar el bullet journal y no los que proponía Ryder. Y no porque los suyos no me gusten, simplemente me resulta más fácil recordar los míos precisamente porque son míos y sé bien lo que quiero decir con ellos ;)

Vista mensual:
Mi vista mensual sigue la estructura de la original, pero la he dividido en dos columnas: una para el trabajo y otra para mi vida personal. Además añadí una flecha al final con una vista de los eventos destacados que tendré al mes siguiente.

Tareas:
La página dedicada a las tareas del mes también la he ido "refinando" y la he dividido por bloques. La parte superior la divido en dos y apunto las tareas migradas y las cosas que tengo esperando respuesta. El resto de la página lo uso para apuntar las tareas del mes

Plantilla semanal:
El bullet journal original no tiene vista semanal y mucha gente la considera redundante, pero yo necesito dividir el mes en unidades de tiempo más pequeñas y manejables antes de pasar directamente al día a día. Te cuento más detalladamente cómo es mi plantilla semanal aquí.

Habit tracker:
El habits tracker se lo vi a Boho Berry y me pareció genial incorporarlo. Uso mi bullet journal para apuntar cuestiones de trabajo, más que nada, y para equilibrar que no pase todo el día currando incluí el habits tracker con otras actividades: leer, dibujar, quedar con amigos...

Con el paso del tiempo he añadido un social tracker que sigue el mismo sistema pero me sirve para apuntar cuándo publico en las diferentes redes sociales.

Plantilla de clientes:
Como trabajo con diferentes clientes, necesitaba una plantilla mensual donde poder ver de un vistazo las tareas que tengo pendientes con cada uno y que algunas de esas tareas no se pisen entre sí. Así que me hice una cuadrícula dividida por las cuatro semanas que suele tener el mes en la que voy colocando el trabajo que tengo que realizar con cada uno. Es muy visual y me ayuda a planificar y no olvidarme de nada.

Días:
Mis días empezaron siendo una lista de puntitos y ahora siguen siendo listas de tareas pero las organizo en categorías: las tareas que tienen que ver con los clientes, mis rutinas de trabajo, las tareas que tienen que ver con mi marca y las tareas personales. Más organizado, más visual para mi y más fácil para localizar una tarea concreta.

También utilizo el time tracker o barra de seguimiento del tiempo y expliqué cómo la uso en este artículo.

Memories:
Las memories de cada mes es algo que también incorporé de Boho Berry. Creo que actualmente vivimos muy deprisa y las memories me parecen una buena forma de echar la vista atrás, repasar tu mes y apuntar/dibujar cuáles han sido los mejores momentos. Suelo apuntar momentos importantes, sitios a los que he ido, si me he comprado alguna cosa, frases que me han gustado, libros que he leído... Además me relaja sentarme a dibujar todo eso.




Ahora en verano tengo menos trabajo y mi nueva libreta es bastante sencilla. Vamos, que fui a un bazar a comprármela porque no quería invertir en una gran libreta si no la iba a aprovechar al máximo. En estos meses además, como mis padres me ven siempre con una libreta a cuestas, cada uno me ha regalado una, así que tengo dos libretas nuevas esperándome para septiembre. Y con lo que me gusta la papelería, estoy deseando estrenarlas ^_^


2 comentarios:

  1. Anónimo9/16/2016

    Pues me has terminado de animar... llevo toda la vida empezando cuadernos en los que apunto de todo pero no sabía encajar los temas, ya sabes, esto es del trabajo, esto es un pensamiento, esto es algo que em quiero comprar, una frase o cita que había leído... y enguarraba la hoja, no me convencía, luego no recordaba la página... vamos, un bullet journal mal hecho... supongo que también requerirá de una disciplina, es decir, si una noche no hago 'repaso' de l día y no actualizo tampoco me valdrá para mucho, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes costumbre de usar cuaderno o hacer listas te puede venir bien para poner orden, claro! Yo, al acabar el día, me siento un ratito: repaso lo que se me ha quedado sin hacer en el día y preparo el día siguiente. Así duermo con la cabeza tranquila y por la mañana lo tengo todo listo para empezar a trabajar :)

      Eliminar

¿Me dejas tu opinión? Gracias

Con la tecnología de Blogger.