¿Cómo cumplir tus propósitos de año nuevo?

Propositos año nuevo
El optimismo de los primeros días del año nos anima a plantearnos una lista de propósitos que queremos cumplir. Al menos esa es la intención durante el primer mes. Y puede que durante el segundo si tienes una fuerza de voluntad ligeramente superior a la media. Pero antes de hacer borrón y cuenta nueva, siempre es bueno echar la vista atrás y hacer balance.

¿Cómo hacer balance de tu año?


Yo suelo apuntar mis propósitos –de vida en general, no medibles– en trocitos de papel y meterlos en un bote que no abro hasta el último día del año. Al abrirlo voy repasando esos propósitos y apuntando en qué medida los he conseguido. En 2016 quería conocer gente nueva y ahora tengo un gran grupo de amigas de todas partes de España gracias a un viaje que hicimos juntas a Londres.

Este año volveré a llenar mi bote de propósitos, pero además quiero apuntarme a la idea de Elena Sacoe: el tarro de las cosas buenas, una tarrito en el que vas apuntando y guardando las cosas buenas que te ocurren durante el año. Vendrá genial después para hacer balance, ¿verdad?


Aquí te dejo el video que explica mi método de los papelitos:



Los expertos suelen recomendar empezar nuestro balance por lo positivo, así que lo primero que tienes que preguntarte es: ¿Qué he conseguido? Repasa tus logros por pequeños que te parezcan. Por ejemplo, en mi caso he alcanzado los 100 suscriptores en Youtube, algo que nunca me habría imaginado. Sí, 100 no es nada con los miles que manejan los youtubers, pero para mi es importante.
Aquí entra en juego también tu definición de éxito. ¿Necesitas 1000 suscriptores para ser feliz? Yo soy perfectamente feliz con mis 115 ahora mismo.


Luego llega el momento de meterle mano a lo malo:


- ¿Qué lecciones has aprendido? Siguiendo con el ejemplo de Youtube, si yo me hubiera fijado una meta de 200 suscriptores, ahora estaría frustrada por haber conseguido sólo la mitad. Y pensaría que algo estoy haciendo mal. Pero a lo mejor la lección que tengo que sacar de aquí es que necesito objetivos más realistas.

- ¿Qué podrías mejorar? Si quiero mantener un buen canal de Youtube y que los suscriptores sigan llegando, tendré que sacar tiempo para hacer más vídeos, planificar qué contenidos voy a publicar...

- ¿Qué tendrías que dejar atrás porque te está lastrando? Esto suena un poco Frozen con su "Let it go", pero siempre hay algo, aunque sea psicológico, a lo que te aferras, quizás por costumbre, que no te deja avanzar como deberías. Siguiendo con el ejemplo de Youtube, yo pensaba que no servía para esto y eso es de lo que necesito deshacerme: la mentalidad de "yo no valgo".

Y ahora ¿qué propósitos tienes?


Revisando lo que he escrito más arriba, ya han salido varios puntos:
- Quiero tener un buen canal de Youtube porque he descubierto que me gusta
- Generar más contenido. Podría publicar una o dos veces al mes para empezar a hacerme una rutina
- Atraer nuevos suscriptores. Quizá este año sí que llegue a los 200 si subo vídeos con regularidad

Pues a planificar


En este punto hay que coger un calendario y ponerte sobre el papel y en serio a planificar cómo vas a conseguir ese objetivo. Para cumplir el mío, en ese calendario colocaré:
- Los días festivos. Alguno me podría dar ideas para futuros vídeos
- Los días que espero tener vacaciones. ¿Podría aprovechar alguno para grabar?
- Los períodos en los que tengo más trabajo. Aquí evidentemente no tendré tiempo.
- Los días en los que ya tengo otros compromisos.

Todo esto me ayuda a tener perspectiva y a definir mejor qué tiempo tengo o necesito sacar para dedicarlo más a Youtube, que es mi principal problema.

Con mi calendario hecho y viendo el tiempo que tengo disponible haré mi lista de tareas enfocada a Youtube. Luego dividiré esas tareas en acciones más pequeñas y las repartiré entre los días que vaya a dedicar a mi canal:

La tarea de "Publicar un video sobre los propósitos de año nuevo el 30 de enero" es muy amplia, necesito dividirla en subtareas o acciones más pequeñas. Entonces echo mano de mi calendario, veo el tiempo que tengo para dedicar a Youtube de aquí al 30 enero, hago mi lista de subtareas y les asigno los días.
- 22 de enero: Investigar sobre el tema
- 23 de enero: Redactar el texto
- 25 de enero: Grabar el video
- 28 de enero: Editar y montar el video
- 30 de enero: Publicar el video
- Después del 30: Promocionarlo en mis redes sociales

Y si soy constante, hago esto con cada video y sigo mi calendario, de aquí a final de año tendré un mejor canal de Youtube y puede que hasta 200 suscriptores. Es decir, habré cumplido mi primer propósito de año nuevo.

Conclusión


Esto que con el ejemplo de Youtube parece tan sencillo, es aplicable a cualquier objetivo que tengas este año y que quieras cumplir. Por supuesto, esto de tener un calendario no es algo cerrado que necesites seguir a rajatabla; será una guía que te ayude a planificarte, distribuir y aprovechar mejor tu tiempo. Recuerda que, como dicen los ingleses, Life happens! y los imprevistos también.




No hay comentarios:

¿Me dejas tu opinión? Gracias

Con la tecnología de Blogger.