Ojeando 2013: sábado y patio lleno de emociones


Sábado en la explanada del campamento de Ojén, segunda jornada del Ojeando. A las 9 de la mañana la tienda de campaña es ya un invernadero, claro que se te olvida todo cuando vas a los vestuarios y te reciben los voluntarios del festival con un café y regletas de enchufes preparadas para cargar teléfonos móviles. "¿Qué tal has dormido". Así da gusto. Aunque lo de dormir no ha acabado todavía que hay que recuperar fuerzas para este sábado intenso: bañador y toalla y a plantarse en la piscina bajo la sombra. 

Y bien hice echando la siesta antes de la comida porque a las 4 de la tarde estaba We are not Djs montando una auténtica pool party hasta que se cerró la piscina. La Casa Azul, Miss Caffeina, Supersubmarina, Joe Crepúsculo… El trenecito se montó con los temas de Love of Lesbian y cuando llegamos a The Strokes ya había todo un corrillo rodeando la mesa del Dj saltando, bailando y cantando. ¿Es que a alguien se le ocurre un plan mejor para sofocar el calor y relajarse antes de enfrentar los conciertos que nos esperaban a la noche?

  ojeando 05 

No veo a Iván Ferreiro en directo desde 2005, así que ya podéis imaginar las ganas que tenía de que llegara su momento, uno de los grandes del festival. Antes abrieron los malagueños Fila India, grupo que ha vuelto a reunirse diez años después, debido a lo cual coincidieron en el escenario patio diferentes generaciones que supieron disfrutar con sus canciones. Hasta bengalas vimos entre el público iluminando el camino de regreso de esta banda. ¿No os suena el tema Yo tenía un novio que tocaba en un conjunto beat

Napoleón Solo sobre el escenario con Alonso al frente y su fotogénico pelo, como comentábamos algunos fotógrafos en el foso. La banda desgranó un setlist variado en el que no faltaron algunos de sus mejores temas. Si no pudimos evitar corear "Antes de que ocurriera yo no sabía que cosa era", no digo nada cuando empezó a sonar Lolaila Carmona y un montón de globos de colores volaban sobre nuestras cabezas. El éxtasis. Y Napoleón Solo se marchaban poco después, entregados, satisfechos, agradecidos. Aunque hubo quien echó de menos que Alonso terminara con la cucaracha.  
ojeando 06 

Curiosidad era lo que tenía por ver en directo por primera vez a Jero Romero. Una propuesta tranquila para los fans de Miss Caffeina que esperaban pacientes su momento. Pero es innegable la calidad de este hombre y lo que ha conseguido con su primer disco en solitario. Llegó diciendo que como sólo tiene uno –un disco– pues sería lo único que sonaría esa noche; sin embargo, o estuve yo muy despistada o se coló alguna tema que no está en el álbum. Correcto, Señor Gigante, Cabeza de león… En la puerta del patio estábamos viendo la paciencia de Mikel Izal, que atendía encantado a todo aquel que se le acercaba, cuando llegó la sorpresa: una versión "por pura envidia", decía Jero. Y allá que se lanzó con su gran banda con Adelante Bonaparte de Standstill. Lo suyo es puro encanto y quiero repetir. 

Encantador de masas es Iván Ferreiro que llegó al escenario patio dispuesto a contarnos Toda la verdad y triunfó, a pesar de los problemas que le dio el piano. La experiencia es un grado y a estas alturas él sabe bien lo que mejor funciona en los festivales. Supo intercalar sus temas más recientes con la emocionante Ciudadano A o la esperada Turnedo. Cantó a la Tristeza y a los Días azules, pero el gran momento de la noche llegó con su repaso a los clásicos de Los Piratas. Patio lleno y entregado a Promesas que no valen nada, El equilibrio es imposible, Años 80, Santadrenalina, su homenaje a Maga con Diecinueve… Generaciones a sus pies y coreando Mi Coco como despedida. Ahí asomaba la lagrimilla. Yo llegué tarde a Los Piratas. Cuando se separaron estudiaba en la facultad, ese período de tu vida que sólo cuando ha pasado te das cuenta de lo importante que fue. Ferreiro le puso música a aquello, como a las historias de tanta gente, mucha reunida aquella noche en el patio. Un maestro.

  ojeando 07

Pero rematemos en alto y con energía, que los más jóvenes llevaban desde temprano haciendo cola para ver a Miss Caffeina –ojos pintados incluídos– y ya les tocaba, pasadas las 3 de la madrugada. Miss Caffeina es otra de las bandas, junto a Supersubmarina, que visitó el festival hace dos años, aunque nadie diría que son el mismo grupo de entonces. Máquina de humo, efectos de luces y un repertorio intenso y sin pausa representa ahora a los nuevos Miss Caffeina con su De polvo y flores bajo el brazo. Tan perfecto para perder unos quilos, por aquello del ritmo frenético, como para emocionarse y ponerse tiernos, como comentó Alberto (vocalista). De Modo avión a MM, pasando por el momento Mecano de Venimos y poniendo el punto final con un Hielo T que nos dejó sin aliento. Dicen que están acostumbrados a un horario tan nocturno pero se comieron su hora con patatas. Disco Mordisco remataron una noche más convirtiendo el patio en una pista de baile. Acababa un año más el Ojeando y a estas alturas de la noche ya no importaban las horas de espera, el calor, el cansancio… Lo que sabemos todos al llegar aquí es que el año que viene repetiremos sin dudarlo.

Publicar un comentario

¿Me dejas tu opinión? Gracias

Copyright © Silvia Tinoco. Designed by OddThemes & VineThemes